Más que una simple adopción.

Después de pasar 1.414 días en cuidado sustituto, ¡Joshua encontró su hogar para siempre! 💙

"Recién graduado de la universidad, a mis 23 años de edad, trabajaba para el programa de bienestar infantil con mi título de BA recién salido de la imprenta ", En ese tiempo decidí,  que yo también sería una madre de crianza sustituta. En mi cerebro de 23 años estaba segura de poder tomar lo que sea que me arrojara.

Para hacer el cuento largo, corto, terminé un programa de capacitación y me convertí en un padre de acogida terapéutico con licencia. Los momentos buenos, fueron bien buenos, pero los difíciles, fueron tan difíciles que esto me llevó a tomar un descanso durante unos meses para reagruparme. De hecho, dejé los Estados Unidos para irme a una Isla del Pacífico Sur, Fiji, para intentar recuperarme.

Al regresar, me pidieron que recibiera por un corto plazo de tiempo un niño de 11 años (Joshua) y su hermano mayor, que acababa de cumplir 17 años. Yo, que en ese momento tenía 25 años, pensé que una colocación a corto plazo sonaba como una idea maravillosa. El niño de 11 años tenía profundas necesidades especiales, entre ellas, espina bífida. El corría el riesgo de ser internado en un hospital si yo no lo recibía. Yo estaba familiarizado con él ya que era un buena amiga de la familia con la que estaba ubicado. Aunque yo solo tenía 25 años, quería hacer lo posible por mantenerlo con su hermano. Después de la angustia causada en mi vida por mi anterior trabajo, había decidido que no quería continuar haciendo colocaciones de niños a corto o largo plazo, con casos llenos de drama y dolor. Mi corazón simplemente no podía soportarlo.

Fuimos a la corte y se aprobó el cambio de ubicación para que vinieran conmigo. El juez también aprobó una "visita domiciliaria de prueba” para con la familia biológica de los niños. Esto significa que el juez confirmó que los niños regresarían a su familia biológica Tan pronto finalizaran algunas cosas. Bueno, no solo esas cosas nunca se completaron, sino que los padres biológicos no cumplieron los objetivos del plan del caso y no pudieron satisfacer las necesidades de los niños, especialmente las necesidades médicas del más jóven. El plan para Joshua cambió para adopción y me preguntaron si estaba interesado en adoptarlo. Cuando llegó el momento y DCS me preguntó si consideraría adoptarlo, brinqué de mi asiento y le di un "¡sí!" Inmediato. En octubre de 2015, me preguntaron si lo adoptaría y DCS solicitó un cambio en el plan de permanencia de la reunificación a la adopción. En febrero de 2016, DCS completó la solicitud legal para rescindir los derechos de los padres (TPR). Sin embargo, el condado no tenía un abogado. Por lo tanto, la petición no se presentó hasta mayo de 2016, momento en que se estableció para una conferencia previa al juicio y una mediación. La conferencia previa al juicio continuó y la mediación no fue efectiva. Después de una larga semana de testimonios, incluido el hecho de estar horas en el estrado, el juicio concluyó y el juez "tomó el asunto bajo consideración". Esto significa que el juez comienza un proceso de asesoramiento.  Ahora, este período de "asesoramiento" generalmente no dura más de 90 días. Para Joshua, el juez demoró 118 días. Lo sé, porque los conté. Conté cada uno de ellos. Comencé a sentir que nunca sucedería. TODOS necesitábamos una respuesta. Sentíamos que nunca llegaría, pero un día llegó. El 5 de abril, el juez ordenó que se cancelaran los derechos de ambos padres biológicos de Joshua.

Finalmente, el 13/11/2017, el tribunal de apelación falló a favor del tribunal de primera instancia, afirmando la terminación de los derechos de los padres biológicos. Sometí todos los documentos necesarios para adoptarlo y establecer una fecha de adopción. Después de haber pasado por 3 hogares sustitutos diferentes y 1,414 días sin una familia, Joshua fue adoptado el 12 de marzo de 2018. ¡El mejor dia de mi vida!. ¡Mi bebé es mío!. Este joven es la luz de mi vida y su sonrisa puede transformar incluso la habitación más oscura.

Mi consejo para los padres que desean adoptar es tener fe incluso en los momentos más difíciles. Hace tres años nada hacía sentido para mi y sufrí mucho. Hoy, no podría estar más feliz. Soy suya y él es mío. Por los siglos de los siglos. Como siempre se suponía que era ". - Emily

Traducción o adaptación por parte de:

Javier Vargas, Presidente y Fundador de Adoptando en PR Inc. 

Articulo original en Together We Rise.  

IMG_0522.JPG