¿Que es la Adopción? Primera Parte

En muchas ocasiones me han preguntado: “¿Crees que yo debo considerar la adopción?” Mi respuesta a esa pregunta es otra pregunta: ¿Cuál es tu motivación?”  Al escuchar esta y otras preguntas comunes pienso que para tomar la decisión de adoptar es importante definir: ¿qué es la adopción?  A lo largo de los años  he escuchado distintas expresiones y mitos sobre la adopción.  Es por esto que quisiera delinear lo que no es, la adopción.  Por ejemplo, La adopción no es una obra de caridad o la adopción no es un medio para no quedarnos solos, entre otros. Me tomaré libertad de definir qué es la adopción, para esto voy a escribir varios artículos.  Aquí les presento el primero:

 La adopción no es una obra de caridad 

Muchas personas ven la adopción como una forma de hacer una obra de caridad. Es por esto que muchos de nuestros niños terminan sintiéndose inferiores y despreciados. A los niños se les ubica en nuestros hogares para ser amados, protegidos, educados y respetados no como quienes necesitan un favor o caridad.  

Cuando adoptamos a nuestro hijo mayor, mucha gente se acercaba a nosotros mirándonos como si fuésemos una especie de santos que veníamos de otro mundo. En el 95% de las veces nos decían cosas como, “Wow eso que ustedes está haciendo le va a cambiar la vida a ese niño”. Para ser honestos, expresiones como estas nos enfurecían ya que nuestra motivación no era la de cambiarle la vida a nadie, nuestra motivación era la de ser padres. Queríamos sostener a nuestro hijo en nuestros brazos y amarlo, atesorarlo, llamarlo por su nombre y escucharlo cuando nos dijera papi o mami. Por nuestra mente nunca pasó la idea de que íbamos a cambiarle la vida a nadie. Hablando con la verdad, él nos cambió nuestras vidas. Fue él quien nos cambió nuestro sentido de prioridades. Fue él quien nos enseñó un amor que no conocíamos. Fue él a quien Dios utilizó para mostrarnos cuantas veces éramos desobedientes y aún así Su amor no terminaba, no se agotaba y no se fatigaba. A través de él aprendimos el amor infinito de Dios para con nosotros. Aprendimos un amor, a otro nivel, que no se acaba al portamos mal o cuando no actuamos de la mejor manera.  Un amor incondicional.

 Si tomamos la adopción como una obra de caridad, entonces la pregunta es:

 ¿Quién le hizo la obra de caridad a quién?

Si tu motivación es hacer una obra de caridad, hay muchas formas de hacerlo.  Puedes ir a la iglesia de tu predilección y comprometerte a donar cierta cantidad de dinero para organizaciones que ayudan niños. Otra opción es sembrar de tu tiempo con labor voluntaria hogares para niños maltratados o llegar hasta algún hospital e invertir tu tiempo y talento para llevar un ratito de felicidad a aquellos que tanto lo necesitan. Pero la adopción NO es una obra de caridad. La adopción es un compromiso de amar a tus hijos o hijas con toda tu vida, con todas tus fuerzas y con toda tu alma.  Esto es aun cuando crean un caos al portarse mal, cuando no amanecen de buen humor, cuando estén alegres o cuando estén tristes, en fin en todo momento.

 Para esto, Dios los trajo a tu vida.

Por: Javier Vargas

Editado por: Izel Batista 

Adoptando en PR