¿Que es la Adopción? 2da Parte

En este segundo articulo queremos presentarle un problema muy común que nos encontramos todos los días. A lo largo de los años hemos conocido personas muy buenas, con un corazón inmenso y con una capacidad para educar y criar verdaderamente envidiables. Pero cuando me han preguntado en cuando a la posibilidad de la adopción y les contesto con la misma pregunta que le hago a todas las personas, ¿Cual es tu motivación?, veo como reaccionan y por razones obvias me contestan; Sabes, hemos perdido dos embarazos, llevamos 15 años de casados y no pasa nada y debido a estas circunstancias la gente nos dice que si vamos a adoptar lo hagamos ahora antes que nos pongamos viejos.

Todos nosotros vivimos dentro de una sociedad. Y Dios nos creó para esto. Dios nos bendijo con diferentes talentos y habilidades para servir en nuestras comunidades. El problema está cuando la sociedad comienza a ejercer presión y trata de imponer sus ideas equivocadas o mal informadas motivándonos a tomar decisiones por las motivaciones incorrectas. 

La adopción no es una forma de complacer a la sociedad y mucho menos una alternativa para no quedarnos solo cuando estemos viejos. Dice la Biblia que nuestros hijos son herencia de Jehová (Salmos 127:3) y por consecuencia no deben ser un amuleto en contra de nuestra soledad o una manera de llenar las expectativas que nos impone la sociedad. 

La decisión de adoptar es entender que esta es la forma que Dios determinó que nos daría Su herencia y que como todo buen padre siempre da lo mejor a sus hijos. La decisión de adoptar viene cuando nos vemos sosteniendo en nuestros brazos a ese ser que Dios nos ha regalado aun cuando todavía no lo tenemos. La decisión de adoptar no viene para complacer los deseos de la sociedad ni para espantar nuestros temores de llegar a viejos solos. La decisión de adoptar viene como manifestación de la expresión del amor de Dios para con nosotros quien nos adoptó como sus hijos dándonos participación en la misma herencia de su Unigénito y Primogénito Jesucristo. Si estas considerando la adopción recuerda, tus hijos son herencia de Jehová y como tal deben ser tratados, sin preocuparnos por el que dirá de la sociedad y con la satisfacción del dar por gracia lo que por gracia has recibido. 

Por: Javier Vargas

Para: Adoptando en P.R.