Educando con Propósito

Pronto para oír, tardo para hablar

Cuando uno se enfrentan con una falta de respeto, desobediencia o rebeldía, es natural enojarse. Por desgracia, la respuesta natural es la menos probable que nos ayude a descubrir los problemas del corazón que se encuentran bajo la mala conducta del niño. Esto se debe a que la "ira del hombre" nos distrae de una búsqueda de la justicia. La ira de los padres cuando se enfrentan a mala elección de un niño cambia el enfoque de la mala conducta del niño a la airada respuesta de los padres.

Estos versículos nos dicen que debemos estar listos para escuchar y tardo para hablar. Escuchar atentamente, hablar poco, y ayudar a su hijo a explorar los motivos detrás de su comportamiento puede conducir a la clase de información que dirija al niño hacia la justicia de Dios. Reemplace la ira con la empatía, y verás  qué pasa.

Una respuesta a la desobediencia con empatía en lugar de la ira es difícil, pero la recompensa es grande.

Santiago 1:19-29

Por: Parenting by Design Daily Devotional